martes, 8 de diciembre de 2015

De H muda tengo poco

He vuelto.
Parece que han pasado siglos desde la última vez que me vi por aquí.
De la última vez que me vi,
que casualmente le llevaba de la mano,
y trágicamente se me escurrió.

Me he pasado meses preguntando
si acaso era de cristal para que se partiera en mil pedazos,
y aunque nadie ha sabido responder
acabé intuyendo que era un poco como el zapato de la Cenicienta.
Una vez que dieron las doce
las risas se apagaron
y nos tocó dejar de bailar a todos.

Menos a mí.

Andersen hubiera estado orgulloso,
danzando con unas zapatillas rojas que no eran mías
a su ritmo
y nunca al que me marcaban las pulsaciones.

Me resultaba tan sencillo dejar una grieta abierta
por la que al final nadie entraba nunca
que el gato siempre se escapaba.
Y lo que había conseguido, detrás.
Todo por si volvía.
Y ya me avisaron de que no lo iba a hacer.

Me he llamado gilipollas tantas veces
que creo que tengo la laringe ardiendo
y las anginas inflamadas.
Pero oye,
al menos no es una angina de pecho,
y ya es mucho más de lo que esperaba conseguir.

El que os haya dicho que el tiempo lo cura todo
puede irse a tomar por culo por mi parte,
No es el tiempo, es la gente.
Es magia.
Es ganas de seguir.
Y que esa gente te obligue a comerte la depresión
y a buscar las ganas entre los bártulos desordenados de tu cuarto.

He estado muchos meses guardando luto
sin saber que la que se había muerto era yo.
Pero el día me sabe a domingo y estoy viva,
y estoy aquí,
y me quiero.

Estoy guapísima sin las ojeras del cansancio
de tirar de una persona que solamente pesa.
Estoy guapa porque me abrazo,
porque me han desatado la lengua,
porque de H muda tengo poco.

Porque soy feliz, coño.
Y cuánto tiempo sin decirme esto

6 comentarios:

  1. Qué mejor que quererse y ser feliz con una misma...

    ResponderEliminar
  2. No sabes cómo me alegro de leer esto. Que no te pese nadie, que tú sí te mereces volar.

    Lutz

    ResponderEliminar
  3. Porque eres un regalo maravilloso. Eres única, eres amor. Nunca olvides esta frase... La vida sigue siendo preciosa :) y tú tienes la suerte de estar en ella:)

    ResponderEliminar
  4. Y resucitar, como ave fénix. Abrir las alas y volar. Sonríe siempre.

    ResponderEliminar
  5. Qué grande, me alegro.
    A ver si tomo nota en eso de quitar lastres y abrazarme mejor.

    Vuela.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. "He estado muchos meses guardando luto
    sin saber que la que se había muerto era yo."
    Brillante, de verdad. Una pasada de texto, de esos para leer y releer y releer...Quizá para recordarnos lo bien que sienta la levedad de dejar ir de vez en cuando.


    ResponderEliminar