lunes, 3 de agosto de 2015

Porque sé que no te gusta

Eres modelo
y dueño de todas las reglas
y consejos
que sigo.

Eres yo,
si no fuera yo
y fuese una persona
completamente distinta,
y por eso encajamos.

Eres el disco
que debería estar roto
y no sonar
de tantas veces
que le he hecho dueño de mis rayadas,
pero cada día eres una canción distinta.

Sé que si en vez de persona
fueras punzón
me picarías menos
que ahora
y dejaría de tener gracia;
y que si en vez de ser tú,
fueras persona
no me habrías enseñado todo cuanto sé.

Hoy
me salgo de las normas establecidas,
y no me escribo ni a mí,
ni a la literatura,
ni a todo lo que me da la vida
sino a la columna que mejor la sostiene.

Te escribo poesía
porque sé que no te gusta
pero que me vas a leer.
Te escribo
porque esto soy yo
y ahora bailamos juntos en mi mundo
hecho de letras
-en español-
y de versos que no riman.

Le escribo
a un lazo atado bien fuerte
a una suerte cada día más inmensa
y al único ser del mundo
al que despiertan mis peores pesadillas.

Gracias por guardarme,
intentarme,
conocerme
y elegirme.

Y por ser ahora,
siempre
y por los siglos de los siglos
mi mejor amigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario