lunes, 10 de agosto de 2015

El último sitio donde nos vi con vida

Hoy
me he levantado a las ocho
con el cuerpo revuelto
y la noche hecha un nudo
a los pies de la cama
y me he ido.

Me he ido
a despedirme de nosotros
en el último sitio donde nos vi con vida.

He estado a punto de subirme
a uno de los buses que partían de allí
y largarme
de esta ciudad sin aire,
de esta ciudad minúscula
que me aprieta los cuatro costados
y me muerde la razón.
- bendita locura-.

Y no he podido.
Había mil cucarachas en el suelo
y mil culpas en los pulmones.
Había rabia,
había dolor.
Pero ya no había nadie llorando,
ni siquiera yo.

Cojo el candado,
me sello los labios,
me sello por dentro
y asesino a la puta llave
por si acaso
se me ocurre volver a dejarme ver.

Tiro las paredes de mi cuarto
con los dedos desnudos,
ya sin magia,
y me acurruco en los escombros
a esperar.

Que igual un día de estos
salgo fénix.


5 comentarios:

  1. Qué delito el mío de no pasarme por aquí más a menudo yo tampoco, espero que sepas disculparme. Ha merecido totalmente la pena. Y es que te sale pura magia de los dedos cuando tecleas, María. Hay lugares que queman, personas ceniza. Eso sí, siempre una salida de emergencia, y hay que saber encontrarla. Y ser fénix como tú dices, ser capaz de renacer, que no es nada fácil. Pero tampoco imposible.

    Un abrazo gigante,

    Daw

    ResponderEliminar
  2. Ni se te ocurra acurrucarte en los escombros, y menos a esperar. Esperar es un error. Sal ahí fuera y renace, tú siempre puedes. Quemas. Quemas, así que vuelve a quemar, apágate tantas veces como te sean necesarias para siempre resurgir con más fuerza.
    Si tienes que despedirte de lo que habéis sido en vida, hazlo. Quédate siempre con lo bueno, y también todo lo malo. Que aquí todo inspira, todo congestiona... y todo cicatriza.
    Déjate ver, danos tu luz. Sigue escribiendo, exhala lo bueno y lo malo.

    Te mando el abrazo más fuerte que te haya escrito jamás. Hablamos pronto, por favor. Escríbeme.
    Y ojalá hubieses tenido razón en ese comentario y ojalá ese "ojalá esto no sea real" fuese real. Pero lo es. Gracias por tanto, por sacarme la sonrisa, ilusionarme, hacerme bailar en la distancia.

    Hablamos.

    Lutz

    ResponderEliminar
  3. "Me he ido
    a despedirme de nosotros
    en el último sitio donde nos vi con vida"

    Brutal... ¿eres de Madrid?

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, me encanta de verdad. Me quedo aquí para leerte, espero que a menudo. Un besito, http://letrasdepaloma.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. No sé, Pato, pero te lo repito: hablo muy en serio cuando digo que deberías recoger todo esto en un libro. Eres una absoluta maravilla. Será porque eres fénix. Y los fénix no se sellan los labios ni las manos, ni esperan. Los fénix son, vuelan y brillan. Como tú.
    Un besito.

    ResponderEliminar