miércoles, 25 de febrero de 2015

Suena

Cada vez que me llamas cielo
me sube la marea,
y pretendo morderte todas las dudas con el oleaje,
y matarlas,
y matarme si es preciso.

Morirme a tu vera
suena a no descansar
en paz
nunca.
A resuellos,
y a quererte,
a que me siga palpitando el corazón
a tres mil por hora.
A morderte.

Morirme a tu vera
suena.

Suena estrepitosamente,
a reventarme el latido en las costillas.
Suena a mucho más
que quererte.
A reunir valor,
y a saber que sí,
y decir que no.

Suena a que
o le haces eco a todo lo que siento
o hace aguas.
Y  a llorarte,
hoy,
y mañana,
y pasado.
Y a utopía,
porque suena a siempre,
de esos que dicen que no existen.

Suena a que la próxima vez que llegues
y en lugar de besarme los labios para callarme
me beses las cicatrices,
en vez de cerrar la boca,
me voy abrir el alma
(lo juro).

Suena
tan fuerte
que voy a gritar
solamente de sentirte.

(Y que felices cuatro meses)

3 comentarios:

  1. Qué ilusión me ha hecho saber de ti, Patito :)
    Y cómo siempre, nunca deja de sorprenderme el encanto de tus versos cada vez que regreso a tus líneas.
    Una persona que suene así, tiene que ser un océano entero de sentimientos. Y estoy segura de que todos sus besos son tsunamis entre tus sábanas.
    "A reunir valor,
    y a saber que sí,
    y decir que no".
    Yo así, me derrito.
    Un besito, bonita <3

    ResponderEliminar
  2. Suena muy bien, y cuanto más alto, mejor.
    Me ha encantado.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado a vivir en este verso: "y pretendo morderte todas las dudas con el oleaje". Ha sido un placer leerte y descubrir este precioso rincón. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar