jueves, 8 de enero de 2015

Nunca Jamás

Tiene los ojos
empapados de una ternura que no es humana,
de un silencio que estalla en ruido
y revienta todos los cristales
que alguna vez
me aislaron del exterior.

Y, a veces,
cuando me deja
(o nos dejamos)
nos queremos de una forma
que solo algunas personas
son capaces de descubrir.

Nos queremos sin decirlo.
Nos queremos sin hablar,
incluso sin apenas tocarnos.
Nos queremos solo con la vista,

y a veces lloro.
Y a veces llora él.

Luego, os miro,
a todos,
y dudo que sepáis lo que es tener
diez mil trombas de palabras
encerradas en los pulmones,
todas con el mismo remitente
y destinatario.
Todas sin enviar.

Y, de pronto,
perderlas.
Allí donde se pierde todo lo que fue bonito.
Donde descansan los recuerdos,
las caricias que ya se han dado,
los amores que ya se han hecho
y las vidas
que ya se han vivido (y no solo sobrevivido).

Y sé
que buscaríais ese lugar,
cuando a mí me gusta que se esfume,
que se pierda.

Que nos perdamos,
juntos,
en nuevos días,
en nuevos planes.
En futuro.

Y me gusta
que, de repente,
buceemos a ver si nos topamos
con algún recuerdo rezagado
que nos hemos negado a tirar.
Y reírnos
todo el rato
hasta
quedarnos
sin

aire.

Y si nos ponemos serios,
me gusta verle desnudo,
y pensar
que a las esculturas griegas
les falta su culo,
pero fueron un buen intento.

Y, sí, me gusta que me joda los domingos
(en sentido literal,
por favor,
no vayáis a malinterpretarme).
Y que los lunes se ría de mis ojeras,
y luego llegue
y las bese
porque me hacen más bonita la sonrisa.

Me gusta.
Él
y la forma en que me siento
cuando creí haberlo experimentado todo.

Me gusta
que cuando me dice que me quiere
se me atasquen las arterias
y me sienta anciana
y con exceso de colesterol.

Me gusta no funcionar bien yo sola
si me confiesa
que a veces fantasea con el mañana,
que no creía en largos plazos,
pero conmigo hace excepciones.
Y me gusta sí funcionar con él.

Y hoy,
hoy que pasamos la primera hoja de calendario,
tengo ganas de gritarle al mundo
que él no es mío
porque nunca le permitiría regalarme
algo tan valioso.

Pero, que yo soy suya,
lo saben hasta en el puto país de
Nunca Jamás
(Y nunca jamás volveremos a querer morir)


10 comentarios:

  1. Lo ame, siento que es algo que haya escrito yo, siento que la mitad del texto me descrbe, pero solo la primera mitad, porque no tengo tanta suerte para que la segunda me pertenezca tal cual, es tan bonito lo ultimo

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Acabas de robarme el alma con este poema.
    "Y si nos ponemos serios,
    me gusta verle desnudo,
    y pensar
    que a las esculturas griegas
    les falta su culo,
    pero fueron un buen intento."
    Has descrito a la perfección lo que es amar tan profundamente, que asusta querer demasiado.
    Sigue escribiendo, porque nunca me cansaré de leerte.
    Un abrazo superlativo.

    ResponderEliminar
  3. No tengo palabras para todo lo que dices.
    Siempre te admiraré por ese algo que desprendes y que no logro encontrar en ninguna editorial.
    Siempre.

    Lutz.

    ResponderEliminar
  4. María, respondo aquí a tu comentario.
    Ni te imaginas de que manera me ha conmovido lo que me has escrito, no se si disculparme por recordarte malas pasadas o emocionarme por ser capaz de causar algún ápice de sentimiento en alguien con unas cuantas palabras (creo que es la primera vez que me pasa, al menos que yo sepa).
    Por otra parte, el simple hecho de que me leas de vez en cuando, comentes, y lo más importante, que te guste, significa mucho para mi, sobre todo viniendo de alguien que escribe como lo haces tú. Y no te preocupes por no leer todas las entradas o no comentarlas, tampoco es necesario, así que no te agobies 😊
    Perdón por toda la parrafada, pero tenía que escribirlo.
    Un abrazo enorme.
    Lydia.

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosidad, cada palabra, expresas un sentimiento tan puro...No sé, me ha encantado de principio a fin.
    Muchos abrazos,

    Daw

    ResponderEliminar
  6. Que lo ames y os améis siempre así, aunque pasen muchas hojas del calendario.

    ResponderEliminar
  7. Me estaba ahogando con la primera parte, con esas trombas de agua en los pulmones, sintiendo el frío y la escarcha. Pero después, con la segunda parte, han vuelto a renacer primaveras, contagiándome de todo el amor que describes. ^^

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Tus descripciones son lo que más me maravillan de ti.
    Ser y que sean contigo.
    El amor sin más atributos, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Me gusto por varios motivos. Uno, que senti tanta identificacion que me hizo pensar que pude haberlo escrito yo misma.
    Otro, que tengo algo parecido en mi vida. Alguien sencillo a quien le gusto yo asi, tambien sencilla.
    Imperfectos por naturaleza, pero juntos lo que poca gente tiene y conoce.
    Y tambien porque la forma de plasmarlo me recuerda tantas otras cosas mias...
    Gracias por todo eso!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Dichoso amor, que te escoge y te apresa antes de arte cuenta. Un texto con mucha intensidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar