lunes, 17 de noviembre de 2014

Culpable

Todo el mundo utiliza.
La pregunta es: ¿Para qué?

Dime, cielo,
cómo quieres que afirme
que no uso a las personas
si eres el puto salvavidas más grande
que me he echado a la cara.

Tan sola,
tan a la deriva,
tan hastiada,
clavada en todos los cantos de sirenas
que rezaban por prolongar adioses
(no merecidos,
pero más que amortiguados).
Y yo permanecía inmóvil,
atada al mástil del puto barco que se iba a pique,
del puto barco que ya estaba lleno de agua
trepándome hasta los pulmones.
Imposible de achicar.
Imposible respirar.

Y luego, luz.
Y la prueba irrefutable
de que todo mar abierto
enciende faros en las noches de bruma.

Lo siento, cielo,
no he podido evitar usar tu brillo
para encontrar el camino a casa.
Y he de destacar
que las sirenas aun me cantan,
pero la letra es muy distinta,
que esta vez despedirse de ti no es ahogarse
sino madrugar,
y pedirles siempre cinco minutos más a tus manos.
Que suene la alarma que me quiere arrancar de los sueños
y ser capaz de posponer el jodido despertador
presionando el botón que escondes entre los labios.

Sí, amor.
El veredicto final es culpable.
Me declaro culpable
de haberte usado,
de estar usándote,
de no querer dejar de hacerlo.
Culpable de emplear tus caricias para traerme de vuelta.

Y culpable, una vez más
de no temer ser usada
si es para darle fuego a la bandera de paz de enarbolas
y que no me deja de alumbrar.

4 comentarios:

  1. "...que rezaban por prolongar adioses
    (no merecidos,
    pero más que amortiguados)"

    Esto es un claro "me identifico". Has conseguido que el corazón me tiritase. Justo escribí un poema que subiré pronto sobre un poco el tema de utilizar (más enfocado a una estrategia y un plan maquinado), pero bueno, que lo escribí con el corazón y por eso me siento tan identificada con tus palabras. Las puedo intercalar en mis sentimientos y encajan a la perfección. Jo, me ha llegado directo y sin frenos.
    Yo respondo a tu pregunta: utilizamos para no ser utilizados; para protegernos de los demás.
    Besitos.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como redactas y desde este momento te sigo. Te espero por el mío :)

    Un gran abrazo psicológico!

    ResponderEliminar
  3. Utilizamos para muchas cosas... dependiendo de lo que la otra persona o cosa pueda aportarnos a cambio. Suena triste... Supongo que habrá intercambios mucho más saludables que otros, como el que utiliza sin empatizar.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Todos somos un poco Culpables.
    A veces egoístas, en los que utilizamos lo que esté en nuestra mano para sentirnos bien... para, al fin y al cabo, ser felices, no lo crees?
    Pienso que todo se puede ver desde diferentes perspectivas... con cada caricia, también él es culpable de hacerte sentir de esa manera.

    Un abrazo, me ha gustado tu blog, te sigo.

    Martina

    ResponderEliminar