miércoles, 1 de octubre de 2014

Y el curriculum vitae cada vez es más largo

Quizá te crees
que no se me han caído
ya bastantes pestañas,
sin poder soplar deseo,
de tanto llorar tu pérdida,
(o tu adiós,
que no
es
lo mismo)

O crees
que llegar
cuando todo empieza a difuminarse
y tu sonrisa vive en tonos pastel,
y darme una patada en el estómago
como queriendo ver
si aun quedan mariposas vivas
que reconozcan a su amo,
es algo que puedas añadir
a
tu
puto
currículum
vitae.

Justo al lado de
"la dejé ya muerta",
y de las masacres,
las sangrías
(sin alcohol)
las camas llenas de monstruos,
los barrios llenos de miedo,
las bocas llenas de arcadas.

Te contratarán
la próxima vez
que quieran desatar
un infierno en tierra.

Pero aquí
no
vuelvas,
que está todo inundado,
y de eso ya no me queda.

2 comentarios:

  1. No puedo explicar lo mucho que transmite esta entrada. Tiene muchísima fuerza.

    "y darme una patada en el estómago
    como queriendo ver
    si aun quedan mariposas vivas
    que reconozcan a su amo".

    ResponderEliminar
  2. ¡Brutal!
    No.
    Que no vuelva.
    Nunca más.
    Que busque otra víctima.
    Aunque en el fondo, haya algo.
    Pero que se vaya.


    Miss Carrousel

    ResponderEliminar