lunes, 14 de julio de 2014

La nueva poetisa maldita

He decidido que
voy a ir a un café
de esos para pijos
del centro de este jodido
antro de
asfixia
en los que
uno
con hielo
te deja sin recursos
(Económicos)
y sin uno de los dos
riñones.
(No los necesito.
Ni cuatrocientos
podrían filtrar
tanta mierda que llevo
dentro)

Me sentaré a una de esas
mesas rodeadas
de gente,
estantes,
libros,
música,
olores,
y pizcas industriales
de estupidez,
con Bukowski bajo el brazo,
las gafas de sol en el bolso
(haciendo bien su función)
Y me fingiré
la nueva poetisa
maldita
mientras me acuerdo de la
madre
y los muertos
del gilipollas que decidió que el alcohol
era para
adultos.
Puto anormal.

Empezaré a leer.
Interesada. 
En perderme.

Labios rojos
Pelo suelto
¡Qué chica más interesante!
piensan los dos babosos
de al lado.

Vaya ingenuos
que estáis todos hechos.
Soy una
Zorra
Puta
Vacía.

Sin sentimientos.

Pero, eh,
no estoy
rota.
Ni siquiera fui fuerte
para dejarme
morir.


Que os den.

5 comentarios:

  1. Zorra y puta puede ser, pero vacía, no creo. Quien lleva a Bukowski bajo el brazo nunca está vacío...
    Y que me den, claro :p

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tanto leerte... Ni te lo imaginas. Este formato que agiliza y las palabras que parecen casi escupidas.
    Mi parte favorita de esta entrada es sin duda el principio, el final de él. Chapó.
    Escribe más a menudo y alégrame estas noches tristes de verano, que se te da demasiado bien.

    Lutz.

    ResponderEliminar
  3. He llegado a ti gracias a otro blog, y ahora me he enamorado de tus letras, y bueno, ¿ahora qué hago?
    ME QUEDO.
    Un abrazo fortísimo!

    ResponderEliminar
  4. Me transmite muchas cosas, pero sobre todo enfado con el mundo y aún más contigo misma. Me encanta. Y gracias por pasarte y ponerme ese comentario tan precioso.
    Muchos besos, Utopía.

    ResponderEliminar