miércoles, 2 de julio de 2014

El dolor mata la prosa

Me gusta pensar que el dolor mata la prosa,
Que los gritos de rabia astillan,
te rompen las frases
en letras dentadas
que muerden y arrancan.
Que hacen llorar.

Me gusta pensar que haber olvidado
como encadenar más de un acontecimiento
tiene un motivo,
un nudo
y un desenlace.
Y el único propósito de curar.

Me gusta pensar que los poetas
nacen de su suicidar.
Que se arrojan a los versos,
Como quien salta de un puente,
Como quien se tira a las vías.
Como quien quiere acabar.

Y después se renacen
De sus propias cenizas,
Del jodido cadáver,
De las lágrimas secas,
De los trenes perdidos,
De los ríos gimiendo,
De las letras.
Se renacen. O despiertan.



3 comentarios:

  1. A mi también me gusta pensar que la poesía nos da la vida. Y, como tal, también nos brinda la muerte. Me gusta pensar que el escritor es el enlace, el conector, que une todo lo que vive con lo que sueña o piensa. Si alguna vez reflexiono sobre el concepto de eternidad, siempre va ligado con la inmortalidad del poeta y de sus escritos.
    Y este poema es tan eterno como lo que describe.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido sencillamente precioso.
    Me gusta pensar en la poesía como esa vía de escape que nos libera de todo nuestro dolor, lo plasma creando belleza y nos llena el alma con palabras, curándonos un poco las heridas.
    Admiro tu talento.
    Un beso!

    ResponderEliminar