domingo, 8 de junio de 2014

Jodido portal

Te juro que nunca habían crepitado llamas más altas que las que se alzaban a las doce y media de la noche en ese portal. 

Nos ahogábamos en fuego, y ardíamos en el agua,
como escribía Bukowski.
Nos queríamos más de lo que sabíamos,
y desde luego, mucho más de lo que nos habíamos permitido
querer a nadie.
El terror se vestía de fiesta,
y lo veía pasear orgulloso entre ambos.
.
Y yo nunca había tenido que correr tan deprisa para esquivar un abismo.

Lo siento, cariño, tengo incontinencia verbal a deshoras,
y el miedo suele agarrarme fuerte la lengua
y tirar de ella.

Y los putos vecinos venga a subir escaleras.

Los escalofríos me odian en las noches de verano,
y no es la primera vez que un par de palabras me rompen,
pero sí que es la primera vez que tengo que secarte las jodidas lágrimas
estando sobrios.

Y los putos pañuelos se me han olvidado en casa.

Tienes los ojos bonitos hasta rojos e irritados
de tantos mares que derramas,
y ya sé que el momento es serio
pero no puedo evitar sonreírme de verte entre mis brazos.

Y el puto móvil que no se calla.

Te persigo, recojo las armas solo para matar las dudas,
y te prometo, o me prometo,
que las cosas van a salir bien.
Pero te vas, la calle se queda vacía,

Y la puta niña se queda sola frente al portal llameante.

Pero te quiero

5 comentarios:

  1. No sé si la promesa de que todo iba a salir bien se ha cumplido, pero yo te prometo a ti, que me has puesto los pelos de punta y el corazón en la garganta con esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Creo que voy a marcar este oficialmente, como uno de tus textos que más me han llegado. Mi favorito, si acaso. Supongo que porque a mí también me pasa eso de: "Lo siento, cariño, tengo incontinencia verbal a deshoras".
    Me ha chiflado la situación en ese portal (siendo o no real) es intrigante. Tantas cosas que decir, intuyo, tantas lágrimas que ella también querría derramar, aunque no le tocase el papel de víctima, porque en realidad, no hay víctimas. Menos culpables, ¿no?
    Y para que esas cosas salgan bien, habrá que tirar las armas. No los escudos, por si acaso alguien sale roto.
    Si los portales pudieran hablar...
    Besitos, Patito <3

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  3. "Te persigo, recojo las armas solo para matar las dudas"

    Cuantas cosas perdemos por el miedo a perder, ¿no crees?

    ResponderEliminar
  4. Hacía tiempo que no leía algo tan bonito. Me encantan los textos en los que se hace referencia a otros autores, es una maravillosa forma de prender la curiosidad.

    ResponderEliminar
  5. Que bello texto. aunque demos todo al final siempre quedamos nosotros con nosotros. Escribes grandioso, espero publiques pronto, saludos.

    ResponderEliminar