domingo, 25 de mayo de 2014

Quiero gritar

Quiero gritar.
Gritar hasta que se me partan las cuerdas vocales,
y mis labios se conviertan en un abismo que te invita a precipitarte a la desesperación. *mueca*
O que sean la puerta a la nada. *chirrido*


Quiero gritar hasta hacer que los tímpanos revienten,
y quiero que el grito cale en los huesos,
en las carnes, en el pellejo.
En lo sagrado.
¡Que ardan tus santuarios, que el mío lo has incendiado!


Quiero desgañitarme.
Y quedarme vacía.
Y morir sobre un lecho hecho a base de aullidos.
Y que entiendan que el dolor existe (ponle los nombres que quieras).
Y que asumo, perdono, olvido, pero no cicatrizo.
Y que a estas alturas soy una herida yo entera.
Y que no importa que no haya sangre, si la hemorragia es interna.


Quiero que en tus nuevas horas
te arrodilles en el cuarto y me veas allí rota,
que absorbas esos rezos suplicantes a un Dios que me abandonó antes de encontrarlo.
Quiero que oigas a los monstruos que encerré en esas cuatro paredes vociferando.
Quiero que te pierdas, y comprendas.
Quiero que dejes de fingir ser quien no eres.
Que no eres yo. No, joder, no lo eres.

5 comentarios:

  1. El tercer fragmento o como quiera que se diga es jodidamente jodido.
    El resto magnífico.
    Créeme, no me cansaré de leerte. No puedo cansarme.

    "Y que entiendan que el dolor existe (ponle los nombres que quieras).
    Y que asumo, perdono, olvido, pero no cicatrizo.
    Y que a estas alturas soy una herida yo entera."

    BRAVO.

    Lutz.

    ResponderEliminar
  2. Lindo, me gustó!
    Hace un tiempo, cuando tomaba clases de teatro, me enteré que existe algo que se llama "terapia del grito". (Se reunían en el mismo lugar donde yo tomaba clases, por eso me enteré). Me dio curiosidad y quise anotarme, pero no pude, porque no me coincidían los horarios. Bueno, tu texto me hizo recordar de eso... No sé si gritando podríamos llegar a vaciarnos, pero sí supongo que debe ser muy liberador.
    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras María, has escrito un lindo texto y me halaga que te hayas tomado la molestia de leer el mío. Ten una grandiosa noche.

    ResponderEliminar
  4. Patito.
    Me he permitido ponerle esta banda sonora, espero que no te importe: https://www.youtube.com/watch?v=tZapJzlivGY
    Hay veces en que lo único que necesita uno es chillar. Gritar todo eso que pareces querer decir, que pareces querer callar.
    Las heridas parecen también, ser eternas. Como dices (qué cosquilleo), es como si siempre estuvieras sangrando por dentro, aunque nadie lo note, aunque nadie lo capte. Y te ahogas en tu propia hemorragia. Y crees que nunca curará, que las tiritas dejan huecos por donde entra el aire. Pero luego viene el tiempo, y te sana las cicatrices. Entonces, ya solo quedarán marcas que te recordarán que alguna vez esa herida estuvo abierta. Ya no más.
    Con el tiempo, también comprenderá.
    Genial, como siempre. Besitos :)

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  5. Quiero gritar cada una de las líneas para que todo el mundo se entere de esta maravilla.

    ResponderEliminar