martes, 1 de abril de 2014

Dejo las armas

Estoy cansada de escribirle versos
al dolor,
a la tristeza,
a los monstruos,
a la vida car-
co-
mi-
da,
a las heridas de esas guerras
que ni con armas de fuego hubiera sabido ganar.

Estoy cansada de hablarle
a la oscuridad,
a las noches sin luna,
al infinito rasgado en negro,
a las obras de arte acabadas
en muerte
*ponga aquí su último aliento*
prematura.

Cansada de pedirle a los abismos
que no

me arrojen.
(porque lo hacen, los muy hijos de puta)



También me aburre, aunque sea divertido
hablar de amor,
de dulzura entre tus labios,
del brillo cristalino de tus ojos,
de tu maldita forma de andar que me quita

el aire.


Esta vez quiero volver a encontrarme.
Entre páginas ajadas de libros antiguos,
y en mi música de siempre, en sinfonías eternas, que nunca acaban, que siempre llenan.
Y en mis ideas (o falta de ellas,
que viene a ser lo mismo).

Quiero recuperar el gusto por la primavera,
por las flores que 
renacen,
y también por el otoño y sus hojas


c     a    í    d    a    s
-----------------------------------------------------

Y por el sol, y por la vida. 

Esto es la jodida rendición de Breda.
Se acabó.
Depongo las armas (lo prometo)
dejo de lado

el dolor.

(lo arrincono en esa esquina,
a ver si se me olvida).

Y espera:
al odio a mí misma
lo abandono aquí.
(Ojalá 
no recuerde 
el camino
a
casa)



¿Sabes? Hoy no te escribo,
hoy me escribo,
hoy me quiero, 
hoy soy más yo que nunca,
hoy no busco el sentido,
ni el norte,
ni tampoco el sur.
Hoy me encuentro, por fin.


Que ya era hora.
(Lo siento, llego tarde, como siempre).






(Este poema, o lo que sea,
es para mi hermana sin sangre -que ya bastante he derramado-)
Gracias,
 te quiero.

5 comentarios:

  1. Me he quedado sin aire al ver el dolor ahí arrinconado.
    Gracias por escribir esto.

    Inspira.

    Lutz.

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado fascinada... me encanta!!
    Gracias por poner en palabras cosas que, estoy segura, todos sentimos en algún momento... (o almenos todos aquellos que amamos sintiendo).

    ResponderEliminar
  3. Menudos aullidos los tuyos, Pato.
    Por fin leo un poema con tanta fuerza, con tantas ansias por patear ese dolor, por quererse a uno mismo y no hundirse en la mierda.
    Y es algo así como, "Sonríe, hoy puede ser el mejor día de tu vida". Y que le jodan al dolor.
    Besitos <3

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  4. Te quiero más de lo que nadie es capaz de imaginar. Gracias por ser mi hermana. Sin sangre.

    ResponderEliminar
  5. Hacía un tiempo que no me pasaba. Me ha gustado mucho esta entrada. Es genial.
    Si te digo la verdad, hasta hace poco no me gustaba la poesía. Pero es que claro, la cosa es que la poesía no es sólo eso, es mucho más; lo entendí finalmente, y menos mal, no sabía lo que me estaba perdiendo.

    Un beso desde http://redgonetonight.blogspot.com.es/.

    xx

    ResponderEliminar