miércoles, 29 de enero de 2014

I


Solían decirle que el tiempo
cerraría las heridas
que el dolor y la agonía 
habían abierto en su ser.

Lo que pasa es que nadie entiende
que el pesar es sempiterno
si a cada frío recuerdo
se le suman cien de miel.

Y que el olvido nunca llega
si la fuente de martirio
es también tu solo alivio
al probar que un día fue.


4 comentarios:

  1. Realmente creo que las heridas cierra, pero el daño sigue ahí, de forma camuflada, pero sigue.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es una de las cosas más bellas que he leído en blogger desde hace mucho tiempo. Musicalidad, sencillez pero con un perfecto uso de las metáforas, dulce pero triste, frío y muy cierto.
    Me quedo por aquí. Maravilloso.

    <3

    ResponderEliminar
  3. El tiempo no cura mucho... es mal doctor.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo no cura nada. Una milonga que nos han inculcado para hacer la vida un poco menos amarga, supongo. Cura lo que no necesita cura. Cura los rasguños, los arañazos. Los recuerdos, jamás.
    Me encanta :)
    Besitos

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar