miércoles, 6 de noviembre de 2013

Tac, tac, tac

Estaba sentada sobre el suelo de madera, justo en el centro de aquella habitación -en la que los términos agobiante y acogedor parecían ser irrenunciables el uno del otro- con las piernas cruzadas y los ojos entrecerrados. Una taza de café reposaba entre sus manos, y el líquido que contenía se agitaba en respuesta al temblor de sus dedos.

Escuchaba su corazón bombeando en los oídos, en la frente, en el pulgar. La sangre subía y bajaba, y a la vez estaba congelada en sus venas, en un momento eterno que se escabullía buscando un final. Demasiado silencio. Demasiado ruido –demasiados gritos en su cabeza, tal vez-.

Y de pronto, la quietud del silencio se rasgó en unos pasos que se aproximaban. Tac, tac, tac. Y ella esperaba, y contenía el aliento mientras observaba cómo las llamas del fuego que crepitaba en la chimenea crecían con cada golpe. Tac, tac, tac. Más grande. Tac, tac, tac. Aún más. Tac, tac, tac. Y entonces, la hoguera ya lamía con fuerza la repisa del hogar.

Cerró los ojos y presionó los párpados con fuerza. Aquellas pisadas sabían a nieve –demasiado fría, y demasiado bella-, a lluvia –demasiado intensa, y excesivamente relajante-. Tac, tac, tac. Olían a libertad conseguida con sangre. Tac, tac, tac. Se sentían cómo el rubor de unas mejillas. Tac, tac, tac. Sonaban cómo la alas de un ángel rozándole la piel. Un ángel… su ángel.

Tac, tac… supo que había llegado antes de escuchar el chirrido de la puerta abriéndose, antes de oler la dulzura de su perfume. Lo supo con los ojos cerrados –probablemente porque tenía el corazón demasiado abierto-.

El ángel susurró su nombre y ella abrió los ojos. Y se encontró con esa mirada de tormenta y granizo. Y al levantarse, al dejar su posición perfectamente equilibrada en esa habitación indefinible, al tratar de alcanzarlo, las paredes se derrumbaron.


Tac, tac, tac. Despierta: la vida te llama de vuelta a la realidad.




¡Hola bloggers, preciosos! 
Antes de nada, lo siento. Sé que llevo bastante tiempo sin publicar una entrada pero Bachillerato me roba muchísimo tiempo y, aunque me encantaría pasarme las tardes enteras escribiendo, pues no puede ser :(( Os prometo que ahora, que ya he acabado la primera tanda de exámenes, actualizaré esto más a menudo.
Lo segundo es del texto. Esta vez he probado con algo un poco más arriesgado, más literario (es todo lenguaje simbólico), y sí es verdad que más complicado. No sé qué tal estará, pero bueno, la cosa es crecer como "escritora" así que por favor, pido críticas constructivas, o cualquier tipo de comentario que me sea de ayuda.
Como ya he dicho, el lenguaje que uso es mayormente simbólico, así que os voy a explicar los signos que he utilizado (probablemente ya los hayáis identificado, más o menos, pero prefiero precisarlos porque soy nueva en este tipo de escritos)
Los símbolos serían:

  • La chica es la persona en sí, que también queda representada por esa habitación indefinible, única y, en un principio completamente equilibrada, pero que acaba por venirse abajo cuando aparece el ángel.
  • El ángel es el personaje que representaría al amor que aparece en la vida de esa muchacha. Ve, más bien nota, cómo se va aproximando de manera inevitable hasta que llega justo al centro de esa habitación (alcanza el centro de su persona) y, entonces es cuando todo se derrumba.
  • El fuego son los sentimientos que van creciendo poco a poco, a medida que se va a acercando el "ángel"
Ésos son los principales. Muchísimas gracias por leerla. Un beso enorme. Os quiere.
María


6 comentarios:

  1. Me ha encantado.
    No sé si lo he entendido tal y como lo explicas, pero el ángel tal y como dices viene a ser el amor, por lo que es como si le dijera "¡Despierta! Vuelve al mundo estoy por aquí.."
    Me ha gustado mucho la descripción de las cosas...
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. La verdad, es que casi es más guay que lo hayas entendido de otra manera. Para eso está la "literatura" (o intento de ella) ¿no? Para interpretar como a ti te despierte más sentimientos.
      Sobre todo, agradecerte haber comentado.
      Un beso enorme prinsesa :)
      María

      Eliminar
  2. Ha sido genial que volvieras a publicar; ¡mucha suerte en bachillerato!
    Sobre el texto: wow. No, en serio. ¿Has pensado en seguir arriesgándote en todo?
    Miles de besos mandarina <3

    PD: Puedes llamarme Estela :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Estela. Lo primero, me encanta tu nombre :) de verdad. Me recuerda al cielo, y a las estrellas y los cometas jajajaja y la verdad es que tiene un significado muy bonito y personal para mí.
      Lo segundo, mil gracias por lo de bachiller :D Qué amor, jo. ¿Tú qué estudias?
      Y bueno, lo último que, asdfghjkl tus textos sí que son buenos.

      Un besazo gigantesco de pato ^^
      María :')

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho, tienes una encantadora manera de escribir y plasmar tus letras.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nancy. Siento haber tardado tanto en contestar. Normalmente soy más rápida, lo prometo.
      Bueno, la verdad es que nunca sé muy bien qué contestar a esta clase de halagos. ¿Gracias? Suena pobre, es cierto, pero he de darlas.
      Mil gracias por leerme, y sobre todo por comentar, que no sabes lo que significa eso para mí.
      Un beso enorme.
      Un pato llamado María.

      Eliminar